Joshua Edelman presenta en Madrid su nuevo álbum Manhattan Bilbao Jazz-Zubia, un canto al valor del jazz como instrumento integrador y de diálogo intercultural

El pianista y compositor neoyorkino Joshua Edelman autor de “Calle del Rosario”, disco dedicado íntegramente a la ciudad de Madrid, en especial al barrio de La Latina, regresa a la escena jazzzística madrileña, después de algunos años de ausencia, para presentar a su público Manhattan Bilbao Jazz-Zubia, el álbum más autobiográfico del artista nacido en el Greenwich Village de Nueva York y una muestra real del poder del jazz como instrumento social,  integrador y de diálogo intercultural.

Sobre el escenario la tradición jazzística más venerable arraigada en el bebop y el hardbop conviviendo armónicamente con otras tradiciones musicales y culturales muy queridas y vividas por Edelman: la herencia de su raíces judías, la poesía, el baile, la música clásica, la sonoridad de la guitarra flamenca, la huella africana, la música cubana y brasileña, y el folklore vasco con la trikitixa y la voz en euskera, elementos, estos últimos, poco comunes en el jazz.

“No hago otra cosa  que ir contando lo que sucede en mi vida”.

Manhattan Bilbao Jazz-Zubia cuenta la historia de un músico de jazz neoyorkino, nieto de emigrantes judíos del este de Europa, que zarpa de Nueva York en 1980 y emprende un periplo transatlántico de idas y vueltas que le llevará durante más de 30 años a sumergirse en el jazz mezclándose con cada ciudad y cada cultura en la que recala.

El amor y la mano invisible del destino eligen el mar Cantábrico y la ciudad de Bilbao, cercana, hospitalaria para, en fraternal reunión, en familia, compartir estas vivencias de nuevo a través del jazz, el hilo conductor, conciliador, el idioma común que se transforma en puente.

En este nuevo proyecto Joshua Edelman conjuga  pasado y presente con un lenguaje renovador e integrador“Hay algo mágico que ocurre cuando uno expresa una música desde muy adentro y que tiene que ver con su cultura, con sus ancestros… y esas músicas tan aparentemente diferentes resultan totalmente compatibles, como si fueran una sola. Igual que la existencia del mundo. Es la esencia natural de músicas vinculadas al corazón de un pueblo, sin filtros ni manipulaciones, con voz propia, con resonancias de otros encuentros históricos, de otros espíritus”, cuenta Joshua Edelman.

Manhattan Bilbao Jazz-Zubia, séptimo disco del artista, está producido por Cristina Santolaria  & Joshua Edelman bajo el sello propio Jazz Basque Country Productions, al estilo del jazz neoyorkino de los años 50 y 60, con  Saúl Santolaria como ingeniero de sonido especialista en este tipo de grabaciones “old school”. Intervienen 25 músicos de EEUU, Euskadi, Holanda, Armenia, Cádiz, Madrid, Santander, Cuba, Venezuela, Chile y Perú.

Zubia/Puente/Bridge una hermosa palabra, un concepto elevado en lo físico y en lo abstracto. Manhattan Bilbao Jazz-Zubia está dedicado a los puentes por los que la vida transita, esas construcciones indispensables, que, inevitablemente, unen personas y culturas. Y el jazz camina entre ellos, desde el origen, con su legado histórico, innovador, generoso, integrador, adaptándose como instrumento creativo de evolución, de armonía, de diálogo.

“…Desde aquí quiero agradecer a todos los viajeros que han transitado por Manhattan Bilbao Jazz-Zubia: familia, amigos, y maestros de variadas culturas y distintos países. El regalo de su esfuerzo, su talento y su cariño quedan aquí patentes. Esperamos que escuchar esta música sea para vosotros tan emocionante como ha sido para nosotros el proceso de creación”. Joshua Edelman

Joshua Edelman

Tuve la suerte de conocer el jazz de pequeño en Nueva York, en una época en la que esta música todavía conservaba muchas características y autenticidad que hoy en día desgraciadamente se están perdiendo. Hablo de la magia de las raíces africanas, de los nexos con el baile, de los proyectos musicales trabajados con intensa dedicación por colectivos estables de músicos con un enorme poder de comunicación, de un público que vivía intensamente esa expresión artística y cultural. Pienso, dice Edelman,  que hay una gran necesidad de hacer un jazz que refleje esos elementos de raíces, de colectividad, de comunicación y sentimiento; un jazz que guste y emocione a los públicos, como siempre fue, que ayude a generar felicidad y empatía entre las personas”.

Joshua Edelman, pianista compositor, productor y pedagogo estadounidense (Manhattan, 1954) representa en todas sus facetas el espíritu del jazz más ligado a los orígenes neoyorkinos de esta música. Continuador del mítico Jazz Cultural Theatre creado por el maestro Barry Harris en Nueva York en la década de 1980, Edelman fundó en Bilbao, en 2012, Jazz Cultural Theatre of Bilbao, una institución de carácter internacional puesta en marcha en la villa vasca para mantener vivo y trasladar a la sociedad el legado y el espíritu del jazz, generar nuevos vínculos e intercambios culturales entre países, formar profesionales y crear nuevos públicos para el jazz.

Director musical de varias formaciones, un nutrido currículum de conciertos y giras internacionales, siete discos en el mercado y una discográfica propia, Jazz Basque Country Productions, Creativity, Research & Spreading The Word About Jazz, Edelman, a lo largo de su dilatada carrera ha impartido innumerables clases, cursos, seminarios y conferencias contribuyendo, con vocación investigadora y con su singularidad, al desarrollo del jazz desde un venerable respeto a los orígenes.

Se adentró en los caminos del jazz en el Greenwich Village de su Manhattan natal cuando contaba 14 años. Desde entonces estudió con grandes figuras del jazz como Bill Dixon, Norman Simmons, Jaki Byard y con maestros de la música clásica, viviendo de primera mano el ambiente jazzístico de los años 60 y 70 en Nueva York. Discípulo del legendario pianista de bebop Barry Harris, Joshua Edelman, estudioso de la gran tradición pianística del jazz, entiende esta música como un lenguaje de raíces ancestrales perfecto para ejercer el arte de dialogar, de crear y de improvisar en la vida, de comprometerse, de empatizar con el otro, de respetarlo y confiar en él. Manhattan Bilbao Jazz-Zubia, su más reciente producción discográfica, está dedicada a los puentes por los que transita su vida y en especial al que une Bilbao y Manhattan en honor a su familia vasca-neoyorquina.

FACEBOOK